Páginas vistas en total

lunes, 23 de julio de 2012

Y ahora orinan sobre nuestros cadáveres


(15-07-2012)
Son indecentes y cobardes. Les falta valentía y les sobra desfachatez y desvergüenza. España no merece más afrentas de un gobierno como éste.
¡Ni ante el Parlamento fue sincero este presidente lamentable!
Las medidas verdaderas, en inglés,  con nocturnidad y alevosía, como captó el diario El País, en la Web del Ministerio de Economía The  Spanish Economy.
Sólo sienten la necesidad de ser sinceros ante el amo europeo que los sujeta por el collar, con su plena complacencia.
En el Parlamento  disparaban sobre los funcionarios; en el BOE orinan sobre nuestros cadáveres.
Amontonan  contra los funcionarios disposiciones injustificables, injustas, seguramente inconstitucionales y uno diría que diseñadas por una persona sádica y frustrada porque no consiguió acceder a la función pública después de muchos intentos ; nos esquilman en el nombre de la necesidad; nos insultan y nos criminalizan. Una baja médica de entre uno y veintiún días nos penalizará, además de con las inconveniencias de la pérdida de salud, con una pérdida de salario que oscilará de un cincuenta por ciento a una cuarta parte , según la duración. La enfermedad es un delito, si eres una persona dedicada a la función pública.
¿Qué mente criminal puede diseñar semejante atentado contra los servidores públicos? ¿Qué mente irracional podría pensar que semejante  arbitrariedad calmará por fin a los mercados? ¡Qué extraordinaria excusa la  crisis para desmontar los servicios públicos como primer paso para su privatización!
¿Hay alguien ahí? ¿Hay una oposición que merezca ese nombre o es sólo un juego de rol y de simulaciones? ¿Hay ahí un tribunal constitucional  que pueda actuar de oficio ante el atropello a los principios constitucionales o son becarios temerosos de perder el favor de sus patronos?
No nos defenderá nadie. Atacar a los funcionarios no tiene coste político. Defenderlos no da réditos electorales. Tendremos que asumir con entereza una guerra contra estos desalmados hasta las últimas consecuencias. Ellos la han comenzado. O ellos, o nosotros. Nosotros somos fundamentales y ellos son una plaga sobre este país indefenso.
Ya lo dijo el poeta. ¡Hasta enterrarlos en la mar...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario