Páginas vistas en total

lunes, 23 de julio de 2012

Esta vez el crimen fue en el Parlamento


(12-07-2012)
"El crimen fue en Granada", escribió el maestro Machado en su elegía a Federico García Lorca, asesinado un julio ya lejano. Ayer, once de julio se ha consumado un crimen semejante, con luz y taquígrafos, en el Parlamento, el inviolable reducto, se supone, de la democracia española. No se nos vio caminar entre fusiles, pero el veneno ideológico que destilan las decisiones del gobierno debilita al estado, empozoña la convivencia, empobrece a los más débiles, desvirtúa la Constitución del 78, destruye cada avance social que habíamos conseguido con el esfuerzo colectivo.
He oído cada palabra del discurso, cada mentira cuidadosamente- esta vez sí- enhebrada por el presidente menos digno de confianza que haya tenido nunca la democracia española, cada disculpa meliflua y falsa, mientras la bancada de la gaviota aplaudía con indominable regocijo cada disparo contra la sociedad indefensa . Sus cómplices han saqueado el estado hasta dejarlo exhausto. Ahora ellos saquean directamente a los más débiles.
He esperado inútilmente alguna referencia  a la persecución del fraude, a la economía sumergida, a ese tercio invisible de nuestro producto interior bruto; alguna alusión a  esos canallas que han provocado la ruina que sufrimos con la connivencia de todos los gobiernos. Entre 65.000 y 90.000 millones anuales que Hacienda no recauda. Seríamos un país ejemplar, con las cuentas en orden, sin necesidad de recurrir a los usureros que nos están arrastrando a la miseria.
Esperé inútilmente una alusión a las Sicavs, a las grandes fortunas, a los paraísos fiscales, a las tasas sobre transferencias bancarias, a la responsabilidad económica con sus propios bienes de quienes han saqueado las instituciones financieras...
No fue posible. De nuevo el blanco preferido de la derecha, el objetivo predilecto en su empeño de desmontar el Estado, fue la función pública. Luego, ya, privatizará  cualquier servicio público. Su cómplice, el capitalismo español , tan clientelar, tan miserable, espera ansiosamente su ocasión.
A un lado de los funcionarios, ante el pelotón de fusilamiento, los parados, desprestigiados por alusiones viscosas, envenenadas, de diseño. Están parados porque quieren. Abundan los empleos, florecen en las esquinas, pero este pueblo acomodado en el lujo del paro merece una lección. Quitémosle la protección. Así no tendrá otro remedio que aceptar los salarios de hambre que la reforma laboral ha diseñado; la indignidad de una esclavitud enmascarada.
Y al otro lado, codo con codo ante las balas criminales, cayendo acribillados, quienes se ocupan de la atención de las personas dependientes. Rajoy y sus cómplices reducirán sus salarios miserables en un 15%. ¡Maldito quien diseña semejante indignidad! Los desalmados que aplaudían merecen cumplir esa exigente función durante el resto de su vida. Y con ese salario. Aprenderían a valorarla.
También esperé en vano la reacción del jefe de la oposición. Sólo escuché palabras calculadas, discurso vacuo, sin vigor, sin pasión, sin compromiso. Ofreció de nuevo un gran pacto. ¿Con quienes diseñan el desmantelamiento del Estado? ¿Con quienes se ceban sobre los más desfavorecidos? ¿Con quienes esquilman a los funcionarios, a los parados, a los de empleo peor remunerado? ¿Con quienes premian a los defraudadores y suben los impuestos indirectos de forma irracional en el peor momento de la economía? ¿Qué pacto pudiera no ser un pacto criminal?
Rubalcaba es prisionero de guerra,  rehén amordazado. Y él sabrá por qué. No cabe duda, es el peor gobierno y es la peor oposición que se recuerdan. Honroso empate. Mientras, España rescatada se va a pique.
Fuera del Parlamento, mientras nos fusilaban y la bancada popular aplaudía con embeleso cada disparo, el nuevo orden masacraba a los mineros de la marcha negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario