Páginas vistas en total

lunes, 23 de julio de 2012

Es verdad, soy lego en economía


(4-06-2012)
En ocasiones, llevado sin duda por la desesperación que nos provoca la ausencia de lógica en el comportamiento humano, doy en pensar que la crisis que atenaza a Europa es  artificial y mantenida por razones que se me escapan. Sí sé que las medidas que se aplican no son técnicas. Son ideológicas y marcadamente fundamentadas en intereses nacionalistas e ideológicos.
Soy lego en economía, pero no me falta información. Y, afortunadamente, soy capaz de relacionar datos y sacar conclusiones.
Miro números y datos. Soy propenso al exabrupto. Valga como justificación mi infancia de gañanes y cabreros sin escuela. Los números y los datos sólo me arrancan exabruptos, expresiones soeces, maldiciones a quienes gestionan nuestras vidas de forma tan lamentable.
¿Qué datos se amontonan en mi memoria?
Europa:  500 millones de ciudadanos, de nivel cultural medio-alto, entre los que predomina la clase media, con razonable nivel de consumo, facilidad de acceso a la cultura y a las comunicaciones, alejada ya , en su mayoría, de ideologías extremas, democrática, civilizada, que vive el más largo periodo de paz y de integración de toda nuestra historia colectiva.
Producto interior bruto: 15.000.000.000.000 de euros. Sí. ¡Billones! El mayor de la tierra, si lo consideramos en su conjunto. Un tercio mayor que el de los Estados Unidos, si necesitamos referencia. La Unión Europea es el mayor productor de riqueza del mundo.
Calidad de vida: Equiparable a los países con mayor calidad  de la tierra: además de los propios países europeos,  Canadá, Australia, Nueva Zelanda, y quizá, Japón. Pero Japón es un hormiguero humano con infinidad de fragilidades; el 80% de los europeos tendríamos allí problemas de adaptación. ¿Me preguntáis por los EE.UU.? Es el país de los contrastes. Acumula el 80% de las grandes fortunas, con un nivel ilimitado de acceso al bienestar y, también, 80 millones de personas marginales, en el umbral de la pobreza, a los que el estado  casi no protege. Nunca sería mi opción como país para vivir allí. El liberalismo radical me asquea.
Servicios públicos: los mejores del mundo, considerados en su conjunto, aunque aún haya contrastes notables. Tengamos paciencia; algunos países se han incorporado a la Unión hace poco tiempo, y venían de una situación diametralmente opuesta.
Igualdad efectiva ante la ley y respeto a los derechos humanos. Uno de los mayores niveles del mundo.
Situación actual:
Lamentable, al borde de la quiebra  y del hundimiento del proyecto colectivo, lo que es causa de regocijo controlado en otras economías regionales. Se alegran  por nuestra pérdida de competitividad, pero lamentan nuestra quiebra como clientes. No hay alegría completa.
Causas:
1.-Unión incompleta; la moneda común no implica la actuación solidaria del órgano regulador, el BCE.
Evidencia: Presta al 1% a quienes especulan contra los estados nacionales, la Banca Europea, necesitada de recuperar sus pérdidas en la crisis financiera generada por las hipotecas “sub prime” o la burbuja inmobiliaria. Esta especulación se traslada a unos intereses superiores al 6% en ocasiones contra la deuda de los estados nacionales.
¿Hay solución? Evidentemente, los Eurobonos, serían una medida razonable.
¿Por qué no se afrontan de modo racional?
En principio parece que no interesa a Alemania, cuya deuda es barata, exporta, y saca beneficios de la actual situación. Tampoco, a otros países ricos que aún no están soportando la crisis en toda su dureza.
2,.Ausencia de unidad fiscal y política, con medidas comunes, eficaces, solidarias y administración equilibrada de los recursos.
Inconveniente principal: el nacionalismo, sin lugar a dudas.
¿Es Alemania la causa principal? Eso percibimos. Pero sería injusto olvidarse  de que la socialdemocracia alemana ha estado  inicialmente en el núcleo original de la Unión. Es verdad que Merkel es una mala copia del canciller Otto von Bismark, que transparenta su nacionalismo y su falta de solidaridad con el resto de la Unión. Gestiona Europa con los mismos criterios que un ama de casa gestionaría la economía familiar. Pero nadie la ha elegido presidenta de Europa. Y, a todas luces, camina contra corriente, como si no tuviera noticias de las consecuencias del liberalismo y del control del déficit como único procedimiento en las crisis del 29. Ella aprovecha el vacío  de diseño de la Unión Europea para defender los interese de sus votantes y sus socios.
¿Hay esperanzas? Sí. Merkel se queda sola. Incluso Cameron, el conservador que dirige el gobierno británico, clama ya por la unión fiscal y política. Y es muy significativo.  El Reino Unido no es un socio fiable. Se ha reservado cuotas de independencia sospechosa en el tema de la moneda  única y en el de la unidad fiscal. Es lógico, el mayor foco de las transacciones financieras de Europa es Londres. Pero parece dispuesto a entregar esa cuota de independencia. El Reino Unido está en recesión desde hace meses.
Lacra:  25 millones de parados. El 30%, menores de 30 años. No han podido asentar su proyecto vital. Bien formados, capacitados, potencialmente muy productivos; se ha invertido dinero en su formación. Serían los sustitutos naturales de las capas medias que acaben su vida laboral. Un capital humano devaluado.
Remedio posible: apuesta decidida. El 3,5% del PBI administrado por un organismo autónomo, interestatal, con el objetivo del pleno empleo, coordinando planes regionales.
Inversiones: Energías renovables, actividades medioambientales, mejoras de las comunicaciones, infraestructuras públicas, agricultura sostenible, acuicultura, nuevas tecnologías, biotecnología, economía solidaria con las zonas mundiales donde la hambruna asesina seres humanos…
Consecuencias:
Liderazgo mundial justificado; eliminación de una buena parte de los costes de la crisis; eliminación inmediata de los riesgos indudables que corre la democracia en determinadas regiones; recuperación económica de la zona euro.
Y, a medio plazo, liderar - lo contrario de los que ahora se hace- el control de la especulación que se basa en las diferencias abismales de derechos laborales en diferentes regiones del mundo. La defensa de nuestro modelo de vida y de nuestra organización social y ciudadana; su extensión a otras regiones del mundo, porque somos la referencia en derechos y libertades.
¿O no?  Ya han invertido más del doble en la recuperación  del sistema bancario, pero no mejoramos.
Es cierto; soy un lego. Pero los hábiles gestores nos llevan a la ruina.  Da pena ver sus comparecencias públicas. Aunque uno los repudie ideológicamente, casi dan ganas de animarlos con una palmada en el hombro. “¡No te preocupes, hombre, Mariano! Ya mejorará la situación. No desesperes…” Ahora resulta que era Europa.
Nada de preguntarle por aquellas aseveraciones, tan rotundas como falsas, de que la crisis se iría como humo por la chimenea en cuanto España tuviera un gobierno como dios manda. O dios no nos ha mandado este gobierno, o esta crisis hunde sus raíces en otro territorio. Pero, mejor no preguntar. No sea que le provoquemos problemas de conciencia o de dignidad, dimita y convoque elecciones anticipadas. Porque entonces sí que nos rematan los mercados ¡Menudo revuelo en el corral!

No hay comentarios:

Publicar un comentario