Páginas vistas en total

jueves, 29 de noviembre de 2012

Si Don Quijote cabalgara de nuevo

 Si Don Quijote cabalgara de nuevo moriría de vergüenza. En un lugar de esta España malherida, cuyo nombre conocemos de sobra,  gobierna - es un decir- María Dolores Cospedal. Ese llano universalmente famoso por las andanzas del maltrecho caballero de la triste figura, será pronto conocido, también, como el más grande vertedero del país, de los muchos que hay, donde se van pudriendo lentamente los derechos humanos. Un vertedero gobernado por una mezcla de la ambición y la fría determinación de una mujer cínica, autoritaria,  enemiga de su propio parlamento del que ha expulsado de hecho a la oposición dejando a los diputados sin remuneración, sin reparos morales de ningún tipo para recortar todos los servicios  públicos, mientras coloca a sus afines a buen recaudo de la crisis.
            Uno diría, sin miedo a equivocarse, que en su afanosa lucha por alcanzar la cúspide de su laberíntico partido, ha dejado olvidada la conciencia y no ha encontrado ocasión de echarla en falta.
            Si el cinismo político necesitara un rostro, ese es el rostro de Cospedal.
            Castilla-La Mancha es la campeona de los recortes en educación a nivel nacional. 400 millones de euros. Porcentualmente, multiplica por diez las reducciones en la mayor parte de las comunidades. Infinidad de plazas de profesorado interino han sido suprimidas. 
            Ahora la Consejería de Educación de la Comunidad Manchega oferta plazas de sustitución a titulados en paro, sin cobrar, a cambio de puntos para futuras oposiciones, que no convocará en sepa dios los años. Cospedal necesita esclavos voluntarios.
            ¡Cinismo puro! ¡Indignidad irrespirable! ¡Desvergüenza política que nunca habíamos visto!
            Se suprimen puestos de trabajo necesarios y se pretende cubrir ese servicio sin pagar por ello. Mientras, el dinero de nuestros impuestos se destina a cubrir el déficit financiero que políticos y banqueros irresponsables o corrompidos han generado de común acuerdo. 
            Lo peor es que habrá quien se preste.
            Lo peor es que la crisis va cubriendo paulatinamente sus objetivos sociales, agotarnos, dejarnos indefensos, inseguros, aislados los unos de los otros en nuestra desesperanza y nuestro miedo. Alguno habrá que acuda a la llamada  necesitado de agarrarse al clavo ardiendo del silbido de la serpiente para mantener un asidero de normalidad en su vida; incluso las mentiras más terribles generan esperanza en los incautos y en los desesperados. 
            Esto es sólo un blog humilde y provinciano; sería demasiada pretensión llegar a la conciencia de demasiada gente, pero si alguno de vosotros se sintiera tentado, sabed que un esquirol es quien acude a hacer el trabajo de otro obrero en huelga. Pero que hacer gratis el trabajo de un obrero que ha sido despedido es un crimen que aún no tiene nombre. Cospedal acaba de crearlo y aún no ha dado tiempo a que pase por la pila bautismal de las invenciones monstruosas y deformes.
            Ninguna necesidad puede hacernos renunciar a la dignidad. Si la perdemos, el declive moral está ya asegurado para siempre. Será irrecuperable. Aceptaremos la esclavitud como salida. Aceptaremos que una persona es sólo mercancía. 
    Si alguno de vosotros aceptara, sabed que se haría acreedor a un círculo espeso de silencio, de vergüenza ajena, de aislamiento séptico. Sabed que arrastraría el resto de su vida el peso de una cadena vergonzante al cuello, la marca a fuego que una vez portaron los esclavos, con el agravante de que sería una esclavitud libremente aceptada, insolidaria y estúpida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario