Páginas vistas en total

domingo, 28 de octubre de 2012

Inmundicias


    Los datos negativos se acumulan en nuestra experiencia cotidiana como piezas de construcción que van levantando a toda prisa un monumento funerario colectivo. No hablo ya de las muertes verdaderas, las que jalonan el camino por donde deambulan los desahuciados, los que junto a las pertenencias son despojados también de las ganas de vivir.  Hablo de una tumba enorme, oscura, silenciosa, donde enterramos, sobre todo, la esperanza en el futuro y la confianza en el sistema.
            Salvo el rey en Bombay, que ve ya brotes verdes en la economía gracias a las medidas del gobierno, dejándose los escasos jirones de credibilidad que le quedan a la institución en ese discurso preparado por Rajoy para extender sus consignas imposibles de creer, nadie confía lo más mínimo en el futuro inmediato; todos acumulamos desconfianza y temores justificados.
            Hoy añado una pieza de construcción a ese panteón destructivo y sombrío que nos vemos obligados a ir levantando cada día para enterrar nuestro futuro. Está construida con la basura de este sistema que nos cerca. Lo llaman democracia, pero lo han corrompido tanto que resulta imposible aplicar ese nombre sin sentir una profunda repugnancia. Con ellos elevo el muro de la amargura que nos invade, ante la seguridad de que  el capitalismo corruptor lo ha invadido todo. Controla a los gobiernos, empobrece el planeta, nos arruina empleando comportamientos criminales, y sale impune,  recrecido, soberbio. Hasta reescribe la historia a su medida, sobre la verdad revelada de la teología del beneficio, sin ningún problema de conciencia. En realidad carecen de conciencia; resulta incompatible con los crímenes sobre los que se suele sustentar la acumulación de riqueza.
            Y han comprado infinidad de voces influyentes. Y han comprado a los medios de comunicación, o, al menos, el silencio de muchos.
            El título tiene una doble justificación. De una parte, lo que Europa permite que pongamos en el plato; de otra, la inmundicia moral, la hipocresía que aplican a la gestión de nuestras vidas.
            Europa, tan estricta, prácticamente no supervisa la importación de productos vegetales y otros alimentos de China; la manipulación, falsificación, contaminación y prácticas ilegales de la producción en ese país es un procedimiento común. Esa extraña mezcla entre comunismo oficial y capitalismo práctico y salvaje en la esfera privada genera muchas más corrupción, mucha más indecencia, que en cualquier otro lugar del mundo. Productos contaminados acaban en las mesas europeas. Importa el precio. Se perjudican las exportaciones de los países socios, especialmente las de la endeudada España.
            Moralmente irreprochable.
            Y solidario.
            No me cabe duda que detrás de esta medida de relajación está la mano poderosa de Merkel. China se ha convertido en uno de los principales destinos de su exportación. Ante el empobrecimiento que sus propias medidas generan en el mercado europeo y el consiguiente descenso de las exportaciones alemanas a los socios, conviene mantener satisfecho al mercado oriental. De ninguna manera extremará las exigencias de supervisión sanitaria a los productos alimenticios chinos.
            Por más que se contamine media Europa.
            Pero el destino, a veces, practica una justicia inhumana. Fresas contaminadas, procedentes de China, han acabado en el comedor de una guardería alemana, provocando una grave intoxicación a buen número de escolares. No sería una partida de dos kilos; a saber quién se ha contaminado con el resto. Pasará desapercibido, porque serán problemas individuales, pero será consecuencia de intereses inmorales que en nada favorecen a los ciudadanos europeos, sino al capitalismo alemán, al que se debe esa modélica señora que rige los destinos de Europa.
            Ganará las elecciones del 2013. Es su único objetivo. Y, al tiempo, favorecer los intereses de la banca alemana y de su industria. Es vergonzoso ese anuncio del Deustche Bank que nos recomienda poner nuestro dinero en buenas manos, o sea , las suyas. Desde el 2005 ha mentido sobre el interés interbancario. Ha robado millones de euros a sus clientes. La eficacia alemana huele a podrido desde buena distancia.
            Europa tampoco es la esperanza. Genera corrupción en cada rincón del continente. Maldita sea la hora en que nacieron todos esos que  nos dejan sin esperanza y sin futuro.
        Son los mismos que nos llenan el frigorífico y la vida de inmundicias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario