Páginas vistas en total

domingo, 22 de septiembre de 2013

Una mujer razonable

      Cierta vergüenza ajena sentí ayer ante la mezcla de panegíríco civil y hagiografía de carácter religioso que plasmaron en la primera de El País dos corresponsales de este diario sobre la canciller Ángela Merkel.
            En ocasiones pienso si crónicas de este tipo son sinceras o producto de una intención oculta.
            Si son sinceras, me fundamentan en la sospecha de que la inteligencia humana, no sometida ya a las exigencias creativas de la supervivencia a las que estuvieron expuestos nuestros antepasados, ha entrado ya en una fase de retroceso lamentable.
            Si páginas de este tipo responden a una intención oculta, habremos de aceptar que la corriente de intereses que patrocina el pensamiento único se ha adueñado también de las cabeceras de los periódicos que tuvimos por relativamente independientes.
            Se admiran los corresponsales de la tranquilidad de la canciller que acude al supermercado a realizar las compras semanales como cualquier ama de casa dos días antes de celebrar la cita electoral en la que las encuestas la dan como casi segura ganadora. Y aprovechan para alabar su carácter, fuerte y austero, que gobierna con la filosofía de un ama de casa.
            El gran debate, por desgracia, con motivo de las elecciones alemanas se centra en esa mujer, sin duda poderosa, que acude al supermercado con una llamativa chaqueta de color verde,  para mí de detestable gusto. Dudo mucho que el acto de acudir al supermercado y el color de la chaqueta en estas fechas sean comportamientos espontáneos. Por lo que sabemos de ella, aspecto del que los propios corresponsales dan cuenta, la muy austera  Ángela Merkel es más de tiendas exclusivas donde se surte de quesos y vinos de marca y precios no excesivamente populares, vituallas imposibles desde luego para cualquiera de los ochos millones de alemanes -o extranjeros cualificados- que gozan de los socorridos "mini jobs" de los que tanto se ufana ese país.
            Debatimos sobre los individuos y olvidamos el aspecto primordial, lo que esos individuos representan o a qué intereses sirven. A mí, personalmente, me importa bien poco si la canciller acude al supermercado o se hace las ingles brasileñas. Pero me importan mucho las consecuencias para el resto de Europa, y para nosotros por lo que nos pueda tocar, del proyecto político que ella representa y del conglomerado de intereses económicos que oculta el programa que le han elaborado y que no expondrá en público, como viene siendo costumbre entre los políticos, ni bajo amenaza de tortura.
            Aducen los hagiógrafos que Ángela Merkel es la paladín del euro y que, a pesar de la opinión radicalizada de los euroescépticos alemanes, que los hay y rozan el 5% que les daría derecho a entrar en el Parlamento que se constituirá en breve, no ha permitido la expulsión de la UE de los países rescatados.
            ¿Cómo iba a hacerlo?, añado yo. Compartir la moneda única sin la adecuada correspondencia fiscal y política ha dejado a los países más dependientes sin autonomía financiera. Para los países más afectados por la crisis, la pertenencia al euro es un veneno lento y progresivamente letal, porque es un instrumento de dominio de los países ricos o de sus sistemas financieros.
            Baste un ejemplo.
            Celebradas las elecciones Alemanas, Merkel afrontará el tercer rescate de Grecia. Las medidas que habrá de soportar ese país serán demoledoras. El gobierno griego carece hace ya mucho tiempo de autonomía para tomar decisiones políticas en su país. Deberá hacer frente a las exigencias de Merkel, que son las que el Banco Central de Alemania ha planificado para la agenda de su ariete político, empobrecimiento del estado griego y privatización  de todo aquello que esté en condiciones de generar beneficios. Será el momento en que los fondos de pensiones y el ahorro alemán caigan como buitres sobre la agonía de Grecia, convertida definitivamente en colonia de explotación del capital financiero europeo, especialmente alemán, sobre todo si se ha garantizado su indefensión vaciándolo de leyes que garantizaban los derechos de los ciudadanos en general, los de los trabajadores y los de los funcionarios públicos. Billones de euros necesitan caladeros rentables de inversión y no hay empresa más rentable que un país arruinado y sin capacidad de respuesta económica ni política. Y otros países están al borde de convertirse en territorios sometidos a ese plan inmoral; entre ellos España, una de las principales economías mundiales. El camino se trazó cuidadosamente en los comienzos de la crisis. Se prohibió la intervención decidida del BCE para socorrer a los países más afectados por la deuda y se les dejó en el desolladero, al pairo de los intereses de los especuladores. Sólo falta rematar la ruina y apropiarse de los despojos más rentables. En ello están.
            La mujer que gobierna Europa no es la dama calmada que toma decisiones con la prudencia de un ama de casa. Es la voz que proporciona un discurso político a intereses.... ¿Cómo decirlo...? ¿Cómo calificaríais el propósito del enriquecimiento propio sobre la ruina ajena y la ignorancia de los derechos humanos...? 
            A mí no se me ocurre un calificativo más adecuado que el de propósito criminal. 
       También los criminales acuden al mercado, sobre todo, si ese acto inocente les proporciona algunos votos.
     
                

No hay comentarios:

Publicar un comentario