Páginas vistas en total

martes, 9 de febrero de 2016

TITIRITEROS!


A Estanis, que compartió conmigo su indignación.

            Que el PP se cebe sobre el Gobierno Municipal de Madrid, esos advenedizos que lo dejaron sin su juguete preferido, es algo que no causa extrañeza alguna. Buena parte de la derecha histórica de este país no tiene redención posible. Nadie sabe cuánto tiempo será necesario para que este país se libre del enfermizo ejercicio de la política que caracteriza  a esta derecha con resabios franquistas: soberbios en el triunfo electoral, y rencorosos cuando les cambia el aire; y por lo que sabemos y queda demostrado cada día, muchos de ellos predispuestos a meter la mano en el común en beneficio propio. 
     Fantasmas del Canovismo renacido parecen, pero mucho más cínicos.
            Lo que sí escandaliza sin remedio es que encuentren la connivencia de jueces y fiscales en asuntos en los que  la independencia judicial queda en entredicho de forma dolorosa.
            Por lo que empieza a saberse, la acusación de enaltecimiento del terrorismo que pesa sobre los dos titiriteros encarcelados en Madrid sin fianza no tiene justificación alguna. Incluso la prensa internacional comienza a dirigir a ese asunto su mirada crítica.
            Marca España, que tanto ha celebrado el gobierno, saliente en buena hora.
            Se me ocurre que ese fiscal concienzudo, con la bendición del Ministro del Interior, podría solicitar prisión incondicional para Shakespeare, porque Otelo es una clara incitación a la violencia de género; o para cualquiera que programe una representación de la Electra de Sófocles, porque encierra una incitación al parricidio. La lista de delincuentes universales podría resultar interminable, incluyendo muchísimos pasajes de la Biblia cristiana.
            Tendría trabajo el hombre. La lista de obras prohibidas y encarceladas acumularía infinidad de  grandes hitos de la Literatura Universal. Basten esos ejemplos.
             A voluntad se olvidan estos hipócritas redomados de que la novela, el teatro, los teatrillos de títeres, el cine, la poesía son Arte y el Arte tiene la obligación de ponernos ante nuestras contradicciones y maldades, entre sus múltiples funciones.
            Quizás habrá que echar sobre la espalda de la Concejala de Cultura la responsabilidad de haber programado una obra de teatro callejero de claro contenido adulto en una celebración infantil.
            Estos recién llegados al poder andan escasos de cultura. Tampoco es que les sobre a los que llevan años de ejercicio, Pero los recién llegados son hijos de su tiempo, hijos de las siete Leyes Generales de Educación guerracivilistas  y escasamente productivas que hemos conocido durante nuestra corta democracia.
            Quizás la mujer oyó “títeres” y asoció el término con teatro para niños, sin preocuparse en absoluto del contenido de la obra.
            O quizás andaba necesitada de llamar la atención.
            En ausencia de  política verdadera, los recién llegados cambian placas, bustos reales, nombres de calles y de plazas , o se esfuerzan en diseñar desesperadas llamadas de atención para que sepamos que ya es un tiempo nuevo, que han llegado, que ya todo será diferente.
            Aunque nada cambie para los parados sin protección, los desahuciados, los asalariados precarios y explotados, los niños que bordean los límites fríos de la pobreza y la exclusión, los autores privados de sus derechos de autor tan pronto se jubilan si quieren cobrar una pensión del Estado, los indefensos que aguardan inútilmente que la ley de dependencia se digne mirar a su rincón, los Centros Públicos de Enseñanza sumidos en una contradicción insoportable.
            Para esa gente nada ha cambiado.
            Tampoco ha cambiado nada para los evasores de impuestos; siguen campando a sus anchas con toda libertad.
            Ayer mismo, según me aseguran, el Ministro del Interior apareció en el Telediario de la TVE, el canal del PP desde que accedieron al gobierno.  Salió con todas las armas del poder a justificar la medidas solicitadas por la fiscalía y sancionadas por un juez contra esos enaltecedores del terrorismo.
            Todo en orden.
            Un ministro del Interior sabrá de lo que habla. El terrorismo es la “bicha”, la amenaza terrible que pende ahora mismo sobre cualquiera de nosotros en cualquier lugar. Y de forma insidiosa escupió la acusación sobre los recién llegados sin necesidad de mencionarlos.
            Podemos es un nido de intenciones oscuras, un grupo incontrolado de radicales que ponen en peligro nuestros logros. Podemos enaltece la violencia. Y Pedro Sánchez, buscando un pacto de gobierno con semejante escoria.
            ¡Que Dios nos acoja en su santa gloria!
            ¡Hipócritas!
            Uno minutos después de su calculada intervención, TVE, siguiendo su desvergonzada política de publicidad encubierta en los telediarios, saludaba no se qué cumpleaños del video juego denominado Stret Fighter, “una legendaria franquicia de lucha callejera”, al alcance de cualquier niño y de cualquier adolescente que puede matar el tedio y a numerosos enemigos sin problemas de conciencia desde el sofá de su casa.
            Propongo al Sr. Ministro del Interior que lleve al responsable de Informativos de la cadena pública ante ese fiscal tan concienzudo que ha solicitado prisión incondicional para esos titiriteros, víctimas propiciatorias en todo este gran teatro de títeres que es la política nacional.
            El responsable de Informativos sí ha enaltecido la violencia,  y ésta sí, gratuita  e inexplicable.
             


1 comentario: