Páginas vistas en total

viernes, 18 de diciembre de 2015

SEGUIMOS AVANZANDO




             Hay un dicho , no sé si fruto de la experiencia o malintencionado, que asegura que nadie es profeta en su tierra. Rajoy lo ha venido a confirmar, porque lo agredieron en Pontevedra, quizás el lugar donde se sienta más seguro. Cosas que pasan.
         Al día siguiente de su agresión , seguramente para calmar nuestra ansiedad sobre su estado, subió a las redes sociales un video caminando sobre una cinta en un gimnasio. "Estoy bien, en plena forma, dispuesto a seguir encarnando vuestras esperanzas en el futuro, que sin mí amenaza nubarrones y desgracias. Nada temáis".
          He visto el video, porque el lenguaje gestual de quien practica deporte me resulta familiar y muy significativo. Honestamente, no creo que aguantara sobre la cinta mucho más del tiempo necesario para la grabación. Un acto de campaña que, como tantos otros, le debió suponer un sacrificio considerable. 
          El ritmo le resulta excesivo, el braceo impostado lo demuestra. Su gesto levantando excesivamente la cabeza es el gesto de quien busca desesperadamente aire. 
       Rajoy no practica esta modalidad de deporte casero. Estoy seguro. Rajoy no practica deporte alguno, en realidad. Sus asesores le avisaron hace algo más de un año de que su gesto de hastío y de cansancio, su caminar cansino con los hombros hundidos, restaban credibilidad al mantra de la recuperación económíca y al optimismo del gobierno. Y él les hizo caso. Se esforzó por simular una sonrisa y por aparecer con paso decidido y brioso en sus comparecencias públicas. Otra cosa es como sale de ellas cuando le cambian el guión. 
       Rajoy finge, pero no me extraña en absoluto; todo en su vida se ha vuelto fingimiento. Uno diría que es el video que un desconocido le ha tomado por sorpresa, a una distancia respetable, pero la distancia está estudiada; no nos permite descubrir que Rajoy no suda. A lo mejor, los presidentes de gobierno no lo hacen. 
        Y fue el propio Rajoy quien lo subió a las redes.
         Lo mejor era el mensaje:"Seguimos avanzando"
    Desde luego, presidente, sobre una cinta estática. Un avance indiscutible que debe llevarnos a algún sitio. Como la política de su partido. 
        Retroceder es de cobardes. Con Rajoy seguimos avanzando hacia el pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario