Páginas vistas en total

jueves, 20 de marzo de 2014

Marchas de la dignidad

            Creo que fue González Pons, un miembro destacado del partido que dice gobernar  mientras socava los cimientos endebles del país, el que propuso que se censuraran las manifestaciones del 15 M en los medios de comunicación, con la sana intención de evitar el efecto llamada.
            En aquella ocasión la propuesta de censurar la información que no interesaba a su partido no dio todos los frutos deseados. Ahora, sin embargo, como consecuencia de algún inconfesable pacto entre cómplices dispuestos a prostituir los principios democráticos, no ha habido proclama, pero no podemos negarle a ese partido que ha conseguido la obediencia ciega a su consigna. Se está censurando de forma vergonzosa en los medios de comunicación,- casi todos ellos merecen el calificativo de medios de manipulación-, un hecho de indudable trascendencia, seis columnas de personas que reclaman otras formas de hacer política se dirigen a pie hacia Madrid desde diversos puntos de España. Comenzaron su viaje a finales de febrero. Nadie los dirige, pero tienen un objetivo común, denunciar las políticas de este gobierno que se ceban con los más necesitados de la protección del Estado y, solicitar su dimisión. Algunos alcaldes del Partido Popular les han puesto infinidad de inconvenientes para acampar en las localidades que gobiernan.
             A las cinco de la tarde del próximo sábado, 22 de marzo, todos confluirán en una multitudinaria manifestación por las calles de Madrid.
            No obstante, desde que comenzaron su marcha a pie desde todos los rincones de España, ningún medio se ha hecho eco de su peregrinación en busca de la dignidad que nos han ido robando con cada Decreto Ley. Da la sensación de que hayamos retrocedido, como en un mal sueño, cincuenta años  en dos años de legislatura. Han impuesto de nuevo los métodos franquistas en infinidad de hábitos de gobierno que parecían superados con el advenimiento de la democracia, por ejemplo en el derecho a la información que nos ocupa.
            Pero han vuelto a las viejas costumbres que nunca abandonaron definitivamente. Ya que no pueden transformar la realidad, manipulan o censuran las noticias que la realidad va fabricando.
            Esta derecha  nos va dejando ver su rostro un poco más en cada uno de sus actos. Y es el rostro de una derecha provinciana, con hábitos franquistas, soberbia, primitiva, que no cree en la democracia. Democracia es solo una palabra más de su discurso manipulador, un concepto vacío de contenido.  Pero no es solo culpable el que intenta manipular. En estos casos, el manipulador comparte la culpa con el manipulado que se lo permite, el pueblo que acepta las mentiras y llena las urnas de miseria.
            Da vergüenza, pero es así. Sólo la red, esa información que fluye como una avalancha y que todavía no pueden controlar, se ha hecho eco cada día de esa multitudinaria marcha por la dignidad. Los medios de comunicación en general son vicarios de la derecha ultraliberal, nacionalcatólica y amoral que nos gobierna. Unos, por afinidad ideológica; otros, porque han ido cayendo paulatinamente en sus garras por la situación económica. Ya no hay en este país medios independiente, y muchísimo menos una cabecera en letra impresa que pueda servir de referencia para el pensamiento de izquierdas.
            Tendremos que asumir esa responsabilidad desde nuestros escasos medios, pero somos legión. Cubramos la función de ese instrumento imprescindible en un sistema democrático. Seamos nosotros la prensa independiente.
      Y devolvamos desde los quioscos de prensa sus paquetes de mentiras sin abrir a los que censuran las noticias o las manipulan siguiendo las consignas de este gobierno que abomina de la verdadera democracia.
      Si han elegido un amo, que se queden sin lectores. 
      No se puede tener todo. 
   Al menos, nos ahorraremos la vergüenza de leer sus homilías.

3 comentarios:

  1. Jamás abandonaron sus hábitos; la diferencia es que con esta mayoría absoluta ni siquiera tratan de disimularlos. Son totalitarios disfrazados de demócratas y, si pudieran, me temo que volverías los paredones. Al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Paredones morales levantan cada día y frente a ellos ajustician derechos , libertades, salarios, servicios públicos, libertad de conciencia. Lo peor no es el daño que nos hacen. Los peor es la imagen de país que ellos nos fabrican ante el resto del mundo. Ricos nuevos del poder, analfabetos políticos, serviles con las exigencias de Merkel para lograr algún reconocimiento imposible porque son el hazmerreir de los selectos depredadores del resto del mundo. Y están vendiendo a su país que es el nuestro,

    ResponderEliminar
  3. Es la Diosa Democracia mal entendida, mal aplicada, la que permite que de sus entrañas brote la desigualdad de la minoría. Es la mayoricracia la que abre las puertas a la calle de los periodistas que no sirven al amo corporativista, esa misma mayoricracia de políticos es la que hace y deshace Leyes que sirven para protegerse ellos de nosotros.
    Los del periodismo veraz y objetivo murieron con Belén Esteban y Cuéntame como pasó. El testigo lo tienen los que pululamos por Internet, tanto por hacer de comunicadores entre nosotros como por vincular los rotativos entre los blog que si sirven a la causa que nos une a todos al buscar información y no sólo opinión incrustada por la siemprencendida.
    Pero esto, Antonio, lleva mucho siendo así, solo que antes eran vacas gordas y ahora flamelicas y desnutridas. Cuando nos llenaron España de norte a sur de hormigón, cuando se cargaron el tejido productivo para convertirnos a todos en camareros, cocineros, prostitutos, camellos y albañes para la causa, tambien estábamos en las manos de estos que ponen las fronteras más hacia un lado o hacia el otro, según les venga, las fronteras entre la banca comercial o privada y la banca pública intervenida por papá estado que todo lo puede. Antes tambien estábamos jodidos sólo que adormecidos por el bichito de la ignorancia, que nos picó y nos atontolinó
    Un abrazo amigo Antonio, me alegra ver que tus neuronas siguen engrasadas y dispuestas

    Ant Pachon Gálvez "el Morru"

    ResponderEliminar