Páginas vistas en total

jueves, 19 de marzo de 2015

Huesos

               Dejadlo descansar; dio cuanto tuvo, el retrato descarnado y amable de un país desquiciado que cabalgaba por la Mancha en un rocín que no gozó nunca de un pienso generoso.
            No hay nada que nos enseñen esos huesos, salvo que el interés remueve tumbas o atenta contra anfiteatros romanos convertidos en pistas deportivas.
             Alguien colocará una urna en el centro de una sala protegiendo unos huesos a los que han privado de su paz merecida y nos dirán que eso es cultura. Los bares de la zona y los oportunistas bendecirán tamaño esfuerzo.
            Mientras tanto hay un Cervantes vivo, harapiento y avergonzado, al que matamos cada día con nuestra incuria colectiva y con el desprecio de los planes de Estudio diseñados por la iniciativa empresarial y por las fundaciones de los grandes bancos. 
         Matamos su palabra viva y buscamos el imposible desagravio tratando de identificar su esqueleto descompuesto en un osario colectivo.
            Si cabalgara de nuevo D. Quijote, nos tendría ya enfilados con la punta de su lanza justiciera.
            Quizás deberíamos preguntarnos quién es el loco de esta historia


No hay comentarios:

Publicar un comentario