Páginas vistas en total

domingo, 21 de septiembre de 2014

"Producto cultural"

     El 8 de septiembre la prensa mundial presentaba en sociedad el “producto cultural” más costoso de la historia.  Se trata de un video juego cuya elaboración se ha ido a los 380 millones de euros. Creo que su nombre es Destiny. He curioseado diez segundos en su interior. Por tanto mi valoración sobre este “costoso producto cultural” no está fundamentada en un estudio a fondo. Nada nuevo. La humanidad, que ha esquilmado la tierra, se ve abocada a la colonización de otros planetas para garantizar su supervivencia. O sea, la repetición de la Odisea hasta la propia nausea y sin un átomo de elegancia, de humanidad o de poesía, solo que ahora los cíclopes son de acero inoxidable y están armados hasta los dientes con un arsenal de armas destructivas en un medio ambiente desolado, donde no hay un árbol que amenice los desiertos resecos. Ojalá quienes diseñan estas cosas no estén dotados, además, de un don profético.
    Hay otra diferencia sustancial entre la fuente y las secuelas. En esta Odisea espacial, a quien maneja el mando se le ha reservado el papel de Poseidón, de Hera, de Zeus, de Palas Atenea. Quien maneja el mando es dios; tiene el destino de los individuos virtuales en la punta de sus dedos.
            No me cabe duda de que este negocio funciona, genera empleos y mueve infinidad de millones cada año. Anda sobrado de recursos para comprar esa inocente calificación de la que se ha hecho merecedor: “producto cultural”.
            Y  como cada producto cultural está dotado de una función pedagógica. Al menos, a mí me lo parece. Ahí, sentado frente al mundo virtual, con el mando empuñado hábilmente, un individuo es dios en un universo maniqueo en el que las fronteras entre el bien y el mal no ofrecen dudas. Puede vencer al enemigo, cebarse con él sin sentir remordimiento y arrasar un planeta en una hora.
            Puede, sobre todo, dulcificar la frustración invisible que produce el convencimiento íntimo de que, cuando el video juego es devuelto a su caja, te arrebatan el mando del video juego de tu vida. Otros, sentados tras sus pantallas poderosas desde las que gobiernan el mundo verdadero y establecen sin problemas de conciencia quién sobrevive y quién perece, decidirán ahora si eres útil a sus inconfesables propósitos de dominar el mundo, si eres todavía un producto reciclable, o si debes acabar en la basura.
            Tampoco ellos sentirán remordimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario